El propósito de esta cena anual, a la que este año asistieron más de mil personas, es recaudar fondos para ayudas sociales internacionales y becas de estudio. 

Antes de subir al escenario, Washington fue presentado por su pastor Charles Blake, que es también obispo presidente de la COGIC.

“Ustedes conocen los grandes papeles que ha realizado para algunas de las más grandes películas de nuestro tiempo”, dijo el pastor. “Sin duda tiene una extensa lista de todos los papeles que ha desempeñado y los premios que ha recibido”.

“Sin embargo, como su pastor, yo sólo quiero que sepas que aquí está un hombre que ha demostrado un gran amor y un gran respeto por su iglesia y su pastor”, añadió Blake.

Denzel Washington, mundialmente conocido por películas emblemáticas como “Training Day”, “American Gangster”, “Filadelfia” y “The Fly”, es señalado como uno de los cristianos más influyentes en Hollywood debido a su franqueza acerca de su fe en Jesús.

En un discurso de graduación celebrada el pasado 9 de mayo, el actor inspiró a los graduados de la Universidad Dillard: “Pongan a Dios primero en todo lo que hagan. Todo lo que pienses que ves de bueno en mí y todo lo que pienses que he logrado y todo lo que creas que tengo… todo es por la gracia de Dios, entiendan bien eso. Es un regalo”, dijo.

El actor de 60 años de edad recitó con sentimiento el Padre Nuestro antes de resaltar la profunda conexión de su familia con la Iglesia de Cristo en Dios y compartir su testimonio personal.

El actor recordó que todos los años, su padre viajaba desde el norte del estado de Nueva York a Tennessee.

“Mi padre, mi padre terrenal, el Sr. Denzel Washington, fue pastor de la Iglesia de Dios en Cristo durante 60 años”, dijo Washington. “Puedo recordar el momento más importante en nuestra casa –dijo con emoción-. Era cuando se disponía a asistir a la Convocatoria anual en Memphis, Tennessee. Yo no sabía lo que hacía cuando venía aquí, pero sí que era muy importante para él”.

Continuando con su discurso, Washington, que tiene cuatro hijos con su esposa, Pauletta, hizo hincapié en la importancia de sembrar en los jóvenes una fe profunda y la cultura del esfuerzo, lo que realizó conectando con su vida y testimonio.

“Recuerdo un día de hace cuarenta años, un 27 de marzo de 1975, en la peluquería de mi madre. Me habían suspendido de la universidad. Yo no tenía ningún futuro”, dijo Washington. “Estaba sentado mirándome en el espejo y entonces vi una mujer detrás de mí sentado bajo el secador. Por supuesto -dijo en tono de broma- la voz de Dios siempre viene de debajo de un secador”.

“La mujer, uno de los miembros más antiguos de la iglesia a la que asistía mi familia, pidió un lápiz y papel para escribir una profecía que ella sentía que Dios tenía para mi vida”, recuerda el actor.

“Ella me dijo: ‘Joven, vas a viajar por el mundo y hablar a mucha gente y vas a predicarles el Evangelio'”.

“Tras este viaje que ha sido mi vida los siguientes 40 años, creo que tenía razón”, continuó Denzel. “A través de mi trabajo he hablado a millones de personas. Y en 2015 me dije que ya no sólo debo hablar a través de mi trabajo; sino que voy a hacer un esfuerzo consciente para levantarme y proclamar lo que Dios ha hecho por mí”.

Washington también atribuye su éxito como actor a las oraciones de su madre: “Recuerdo que le dije a mi madre: ‘Mamá ¿alguna vez pensaste todo lo que me iba a ocurrir’ Y ella me respondió: ‘Niño, ¿sabes todas las personas que hemos estado orando por ti… todas las reuniones de oración que se han hecho…?’ Y ella me abrió los ojos”.